“Thin content” es un término bastante utilizado en el marketing digital, y especialmente en el universo del posicionamiento orgánico en buscadores, para designar a aquel contenido que carece de calidad. Se trata de informaciones que los webmasters incluyen en sus sitios web con la única intención de posicionar. De ahí que Google haya desarrollado algoritmos específicos para perseguirlo y, en caso de detectarlo, penalizarlo y perjudicar el posicionamiento en las SERPs de dichos sitios web. En este sentido, es muy importante que no incurras en el thin content.

Qué es el Thin Content

Como ya hemos indicado, thin content en SEO es un concepto utilizado por la propia Google para referirse a los contenidos de muy poca calidad. En otras palabras: contenidos que no aportan ningún tipo de valor al usuario. En última instancia, a Google lo que le interesa es tener contentos, muy contentos de hecho, a todos sus usuarios, por lo que no es extraño que condene esta práctica.

En realidad, todo comenzó con la clásica afirmación de que “el contenido es el rey”. Y es cierto. Al final, para los usuarios de internet lo más importante es acceder a un contenido interesante para ellos. Pero gran parte de las empresas no cuenta con los recursos suficientes para desarrollar un contenido así, por lo que muchas deciden lanzarse a por contenido de mala calidad. No ayuda en nada.

Ejemplos

El contenido pobre adopta múltiples formas a lo largo y ancho de internet. Pero un ejemplo muy habitual de thin content lo encontramos en los artículos de los blogs de marcas que repiten constantemente una idea en sus líneas sin aportar nada nuevo. Claramente hay una intención de rellenar por rellenar.

thin content en seo

Relación entre Thin Content y el posicionamiento

Disponer de thin content en tu página web o en el blog de tu marca tiene dos consecuencias principales. Por un lado, los usuarios entrarán a la misma buscando respuestas y se irán decepcionados. Y por supuesto, eso hará que ya no deseen volver nunca más. Habrás perdido varios seguidores.

Por otro lado, ese comportamiento esquivo de los usuarios, que se van en cuanto entran en tu sitio web y se percatan de la calidad de tu contenido, será penalizado por Google en el posicionamiento. Se formará un círculo vicioso del que no podrás salir. A menos que redactes contenido de calidad.

Contenido breve en SEO

Uno de los mayores malentendidos respecto al thin content es entender que el problema es la extensión. No es así. Obviamente, 2.000 palabras de contenido de calidad suelen ser mejor que 200 palabras de contenido de calidad. A fin de cuentas, aportan mucha más información útil a los usuarios.

No obstante la calidad es un factor indispensable. ¿O acaso es mejor contar con 2.000 palabras de contenido repetido que 200 palabras de contenido genuino e interesante? Lógicamente no. Para Google thin content es algo más que una cuestión de números. Es una cuestión de fondo. Es lo principal.

Cómo evitar el Thin Content

Aquí existen tres soluciones fundamentales, una para cada variedad de thin content. Así, para evitar contar con contenido automático en tu sitio web basta con que no lo generes. A fin de cuentas, no se genera solo. Es necesario que utilices una herramienta para tal fin. No lo hagas. Solo te traerá disgustos.

Por otro lado, y para evitar el contenido duplicado, debes emplear herramientas de detección tanto del tuyo como del contenido ajeno. Y luego modificar o denunciar. Por último, y para evitar el contenido pobre, basta con que contrates a creativos profesionales que se encarguen de redactarlo. La calidad cuesta.

Amplía tus contenidos

¿Pero no decíamos que la extensión no era la clave? Efectivamente: no es el punto más determinante pero te dijimos también que puede marcar la diferencia. Con un contenido muy corto petado de palabras claves solo estás persiguiendo el posicionamiento técnico. Y Google quiere que te preocupes de verdad por el usuario.

Crea contenido de calidad y único

Invertir en la creación de contenido de calidad es una de las mejores cosas que puedes hacer. Y es que si les das a los usuarios algo que nadie más les da, si pueden encontrar información útil o entretenimiento dentro de tu sitio web, acudirán a él inevitablemente. Y eso te acercará con seguridad a tus objetivos de negocio.

relacion entre thin content y el posicionamiento

Etiqueta “noindex”

En ocasiones puedes querer tener ciertos contenidos en tu sitio web que, si bien son repetidos o no poseen una calidad majestuosa, te resultan necesarios. En esos casos lo importante es utilizar la etiqueta noindex para decirle a los motores de búsqueda que no la incluyan en los resultados de búsqueda del usuario.

¿Cuántas palabras es Thin Content?

Siempre ha existido la leyenda de que para que un contenido posicione correctamente debe superar las 600 palabras. Pero nada más lejos de la realidad. Google no se mueve en esos números. En realidad, es un asunto de calidad, como ya hemos repetido cientos de veces en este post. No por thin content, sino para subrayar.

Y es que es muy importante tenerlo en cuenta: responder a una duda de los usuarios con un texto de no más de 300 palabras, pero hacerlo muy bien, es más valioso que no responderle a lo largo de 3.000 palabras. Eso lo entiende todo el mundo. Ten en cuenta el thin content en tu posicionamiento web. Es decisivo.

Tipos

Básicamente existen tres grandes categorías de contenido thin. En primer lugar, el contenido automatizado, el cual se produce mediante herramientas de traducción o combinación de otros textos. En segundo lugar, el contenido duplicado, sin duda alguna el más perseguido por parte de la propia Google.

Y, en tercer lugar, el contenido de mala calidad redactado. Por eso no hay que confundir estar creando de un modo propio el contenido con que sea de calidad. Todo depende del creador. De ahí que compense dejarlo en manos de redactores SEO profesionales. Ellos saben cómo satisfacer a los usuarios.

Como comprobar si tengo thin content

Pensemos en el contenido duplicado, como decimos, el thin contento más habitual y el más perseguido por el algoritmo de Google. ¿Cómo evitar ese thin content? Pues, para empezar, detectándolo. Y para hacerlo en tu propia web necesitas utilizar herramientas como SEMrush, Google Webmaster o Screaming Frog.

Además, también será necesario comprobar si tu contenido ha sido duplicado en otras webs con la ayuda de herramientas como Google, Site Liner, Plagiarism Checker o Plagiarisma. En caso de que lo detectes, tendrás que presentar una denuncia directamente a Google. No descuides nada de esto. Es clave.

Desventajas del contenido de poca calidad

Bajo nuestra perspectiva profesional, el gran perjuicio de contar con contenido de poca calidad en tu web o en tu blog es la decepción del usuario. Porque a Google puedes recuperarlo en el futuro si lo solucionas. Será difícil, pero podrías recuperar el posicionamiento más adelante. Con mucho trabajo.

Sin embargo, esos usuarios que han entrado en tu sitio web bajo la promesa de acceder a un contenido útil y se han encontrado un contenido vacío o redundante, esos no volverán. La impresión que se han llevado del sitio web es demasiado mala. Además, la reputación de tu marca se verá muy afectada.

Cómo influye en el tráfico web

Pues obviamente de manera muy negativa. Además del usuario, o precisamente a consecuencia de este, una plataforma tan orientada al usuario como Google se unirá a la decepción y la penalización. Esto implica que tu sitio web aparecerá mucho más abajo en las páginas de resultados. Te irás haciendo invisible.

Sumas uno más uno y tienes dos. Porque el rechazo del usuario y la condena de Google se traducirán de una manera inevitable en un descenso de la visibilidad y por lo tanto del tráfico web. En definitiva, tener ese thin content es malísimo para posicionar tu web en los primeros lugares de Google. Nefasto.