Aunque cuente con un nombre bastante misterioso, el storytelling no es más que el arte de contar historias: transmitir relatos de una manera efectiva para provocar sensaciones en quienes lo reciben, ya sea mediante escucha, mediante lectura o mediante visualización. La narración de toda la vida.

Su importancia en la civilización humana es impresionante. De hecho, los antropológos creen que fueron las historias que contaban nuestros ancestros las que lograron unificar los esfuerzos humanos bajo empresas y objetivos comunes. En otras palabras: el storytelling nos trajo hasta aquí. ¿No es genial?

El storytelling en marketing

La principal finalidad del marketing es impactar en los consumidores. Y, para ello, hace uso de una cantidad enorme de herramientas. Una de ellas es el storytelling. En este sentido, y ahora que ya sabes bien qué es el storytelling, podrás imaginarte de qué manera es explotado por las agencias de marketing para impactar y seducir a los potenciales clientes de las marcas. Vender a través de las historias.

Es más, en la actualidad las marcas viven del storytelling. Puede decirse sin miedo. Y es que todo lo que una marca comunica debe ir construyendo una narrativa general de la marca, un relato gracias al cual la gente se pueda identificar con la misma y comprenderle en profundidad. Por eso el storytelling es tan importante en el marketing: aumenta la vinculación emocional de los consumidores con las empresas.

Como hacer un storytelling

Para desarrollar un storytelling de marketing debes primeramente conocer en detalle a tu público. Después de todo, el perfil de los clientes de una marca determina qué tan susceptible son a ciertas formas de relato y a ciertos contenidos narrativos. Si no cuentas con ese conocimiento, corres el riesgo de construir historias a las que tu público responda negativamente. O de no formularlas adecuadamente. Una vez sepas cómo es tu públici objetivo puedes comenzar a planear la historia. Empieza lo divertido.

Porque eso es una tarea creativa. Y para completarla necesitas definir previamente qué sensaciones quieres que proyecte tu marca. ¿Calidez y familiaridad? ¿Agresividad e independencia? ¿Libertad? ¿Compromiso? Es determinante concretar esto. Cuando lo tengas, podrás poner a tus creativos a trabajar para crear relatos de ficción o de no ficción que logren transmitir esos valores. No olvides aplicar la estructura planteamiento, nudo y desenlace. Es la manera más rápida de llegar al corazón de la gente.

Guía completa

Un storytelling completo requiere también de un personaje principal. Al final, y como puedes ver, se trata de trabajar una historia tal como se trabaja desde cualquier disciplina artística. El cine es puro storytelling. Y la literatura. Y las series de televisión. Y las novelas gráficas. Y los cómics. Incluso la música.

Siempre hay un relato. Y la realidad es que, por cuestiones innatas y muy especialmente por cuestiones muy vinculadas al aprendizaje y a la formación, hay pesonas más capacitadas que otras para crear relatos. Es por eso que debes saber delegar en creativos especializados. Confía en quienes cuentan historias.

Como hacer un storytelling

Objetivos

El objetivo principal de un storytelling de marketing es generar una conexión emocional entre los servicios, los productos o la marca con los consumidores. Y eso se hace a través de las historias. A fin de cuentas todos los seres humanos sentimos especial predilección por las mismas. Está en nuestra biología.

Como objetivos secundarios encontramos el posicionamiento en el mercado, el incremento de las ventas, el aumento de las conversaciones, la fidelización o la visibilidad. En otras palabras: un buen storytelling marca una gran diferencia en el éxito de las organizaciones. De eso no cabe ninguna duda.

Ventajas

Una de las principales ventajas del storytelling es que, como ya hemos repetido varias veces, las personas se sienten inevitablemente atraídas por las buenas historias. Basta una buena frase o un buen frame para que alguien se enganche a un relato y ya no pueda abandonarla hasta haber concluido.

Además, y esta es otra característica innata del ser humano, las personas tenemos la tendencia a compartir los relatos que nos impactan. En este sentido, con un buen storytelling aumentan las probabilidades de que tus contenidos se vuelvan virales. Y en el mundo digital tiene una gran transcendencia.

Qué tipos existen

Existen tantos tipos de storytelling como desees. A fin de cuentas, cada historia es única. Sin embargo, hay al menos tres categorías principales, la primera de las cuales es el storytelling de ficción. Como su nombre indica, se trata de un tipo de storytelling en el que se construyen relatos inventados.

En segundo lugar encontramos el storytelling basado en situaciones de consumo. Y en tercer lugar, hallamos el storytelling histórico, en el cual la marca repasa su propia historia. Es un mecanismo muy efectivo para la transmisión de los valores. A las personas les gusta la contuinidad y la perseverancia.

Cómo aplicar el Storytelling a tu empresa

Llegaste a este artículo preguntándote qué es el storytelling y cómo usarlo en marketing. Y ahora ya solo te queda aprender lo segundo. Por supuesto, hay un componente creativo que no podemos trasladarte, que se debe entrenar poco a poco. Pero hay recomendaciones básicas que debes escuchar. Por ejemplo, basarse en historias verdaderas y personales.

Tirar de experiencias memorables, de momentos auténticos y del pasado general de la marca también suele funcionar. En cualquier caso, recuerda el consejo más importante de todos: ten muy claros los objetivos con los que construyes y comunicas una historia. De lo contrario, estarás jugando al azar con la reputación de tu marca. Y eso no es muy aconsejable.

el storytelling en marketing

Ejemplos

Existen infinitos ejemplos de storytelling en marketing. Uno muy reconocible por todo el mundo es el hecho por Nike con su campaña “Just Do It”. En lugar de venderte sus productos hablándote de lo buenos que son, de la estética rompedora que tienen o de lo mucho que duran, simplemente narraba historias increíbles de superación. El objetivo estaba muy claro.

En concreto, ligar la imagen de la marca con esa superación, ese carácter combativo, esa competitividad que puede hacerte mejorar en la vida. El “Just Do It” se convirtió rápidamente en un emblema de la actitud más proactiva posible. Nada de excusas. Nada de autobarreras. Simplemente consigue lo que deseas. Es uno de los ejemplos más interesantes de storytelling.

El arte de contar historias

Pero obviamente no el único. Coca-Cola también ha creado grandes historias a lo largo de su trayectoria. De las más impactantes fue la narrada en su campaña Comparte una Coca-Cola, a través de la cual consiguió dar a la marca una vinculación con la generosidad y la amistad. De eso se trata.

Otras marcas han producido directamente espacios para contar historias. Es el caso de la marca Starbucks y su popular Starbucks Stories, creado bajo la idea de que cada persona tiene una historia que narrar. Esto le ha reportado mucha fidelidad a la empresa. El mensaje cala en la gente.

Historias que venden

En definitiva el storytelling es una habilidad humana que llevamos más de 300.000 años practicando. Y para las empresas es una herramienta indispensable de comunicación, promoción y branding. Si tienes una marca, no puedes dejar de lado el storytelling. Sencillamente es un error.

En cualquier caso, las historias pueden sumar, pero también pueden restar cuando son formuladas de modo equivocado. O cuando son contenido es pobre, moralmente reprobable o contrario a los valores de la marca. Mucho cuidado. Déjalo en manos de especialistas. No corras riesgos.