El marketing es una disciplina que requiere análisis permanente. Y es que es la única manera de obtener las informaciones necesarias para una buena toma de decisiones. En este sentido, existen circunstancias sobre las que conviene realizar análisis mucho más a menudo y de modo prioritario. Los competidores son una de ellas. Después de todo, los competidores de tu marca son los agentes con los que compartes objetivos y, por lo tanto, una de las grandes amenazas para frustar tu consecución de los mismos. Profundicemos.

En qué consiste el análisis de los competidores

El análisis de la competencia en marketing, uno de los procedimientos imprescindibles, presentes en las diferentes estrategias de marketing, con independencia del sector, consiste en una investigación destinada a conocer de manera detallada a las marcas rivales para poder superarlas en la carrera comercial.

En concreto, mediante el análisis de la competencia en un plan de marketing se intenta conocer qué imagen de marca tienen, cuáles son sus principales objetivos, qué estrategias siguen, cuáles son sus puntos fuertes y cuáles son sus puntos débiles. Una información valiosísima. Una información decisiva para tu marca.

Que es la competencia en marketing

“Competencia” es uno de los términos más utilizados en el marketing digital. No importa si estás intentando desarrollar una estrategia de posicionamiento SEO, una estrategia de posicionamiento en redes sociales o una estrategia de posicionamiento SEM. En todos los casos, la palabra competencia saldrá a la luz.

¿Pero qué significa exactamente? En el mundo del marketing, se denomina competencia a esas empresas del sector que coinciden en el mismo nicho de mercado o que ofrecen productos similares. Más adelante nos centraremos en los diferentes tipos de competencia que pueden darse. Ahora sigamos con el análisis.

¿Por qué hacer un análisis de la competencia?

Porque el análisis de la competencia en marketing digital es fundamental. Piénsalo: ¿cómo puedes planificar una estrategia de marketing y una estrategia de negocio si no sabes qué están ofreciéndole a los clientes que tu quieres seducir otras marcas del sector? Sería como trabajar completamente a ciegas.

Por el contrario, el análisis de la competencia te proporciona los datos que necesitas para planificar con una mayor consideración hacia la realidad existente. ¿Hay dos grandes marcas ofreciendo mi producto? ¿Qué tal si le añado determinado valor agregado? ¿Qué tal si cubro lo que ellas no cubren? La información es poder.

Como hacerlo

Una cosa es reconocer la importancia capital del análisis de la competencia y otra muy distinta saber cómo analizar la competencia en marketing. En ese sentido, es un procedimiento que cuenta con cinco fases clave, cada una de ellas indispensable. Es muy importante seguirlas una a una en el siguiente orden.

En primer lugar, está la fase de la identificación de los competidores principales. En segundo lugar, está esta otra fase de comparación de los contenidos. En tercer lugar, está la implementación de herramientas hechas para el análisis técnico. En cuarto lugar, el análisis SEO. Por último, la generación de una estrategia.

que es la competencia en marketing

Como saber cuales son mis competidores

Entre las grandes multinacionales esta pregunta resulta innecesaria. Ridícula incluso. Coca Cola conoce que Pepsi es una de sus competidoras. Samsung conoce que Apple es una de sus competidoras. Y Kellogs conoce que Nestlé es una de sus competidoras. No necesitan utilizar herramientas especializadas.

Pero tú sí. A fin de cuentas, internet es muy grande y, una vez estás dentro, tus competidoras se multiplican: necesitas identificarlos, estudiarlos y adaptarte al entorno. Y para ello puedes emplear SEMRush, una de las mejores herramientas SEO. Serpstat, Spyfu y SimilarWeb también pueden serte de utilidad.

Tipos de competidores

Esto ya lo anticipábamos unas líneas más arriba: existen diferentes tipos de competencia. Y es tan valioso el tener identificados a tus competidores como el tener identificado el tipo de competencia que representan. Y es que cada grado de competencia debe predisponerte a tener más o menos en cuenta la información.

En cualquier caso, eso no significa que haya que obviar la información relativa a marcas competidoras que no sean directas. Después de todo, lo importante es el ecosistema, la imagen general. Tienes que conocer el conjunto de amenazas global al que te enfrentas. Solo así podrás prepararte para superarlas.

Competencia directa

La competencia directa es el nivel de competencia más alto. Lógicamente, y como ya habrás deducido, es un tipo de competencia muy agresiva en el que las marcas ofrecen los mismos productos a los consumidores de un sector. Y, además, a través de los mismos canales de distribución. La diferenciación material es escasa. En ocasiones nula. Por eso se incide en diferencias relacionadas con la experiencia o con los valores.

Competidores indirectos

La competición indirecta ocupa el segundo puesto en los niveles de competencia en marketing. Si la primera ocurría entre marcas que ofrecían exactamente el mismo producto, como dos marcas de agua, aquí se trata de una competencia entre marcas que ofrecen productos similares: dos marcas de refrescos distinto. Pero la competencia sigue siendo muy importante. Como decíamos, no debe ignorarse en absoluto.

Competencia potencial

Los competidores potenciales son aquellas empresas que no se encuentran dentro del entorno competitivo de tu marca, pero que podrían entrar en él en cualquier momento debido a sus características. Además de tener bien identificados a tus competidores actuales, conviene tener identificados también a estos otros, ya que te permitirá responder a sus estrategias con mayor efectividad en caso de entrar.

en que consiste el analisis de los competidores

Evaluación de la competencia

La evaluación de la competencia no es una cuestión anecdótica. No analizamos a los competidores por pura curiosidad o simplemente para estara informados. En realidad, la evaluación de la competencia debe contar con una respuesta adaptativa posterior. ¿Qué comunicación está ejerciendo mi competencia? ¿Cómo se está mostrando al mundo? ¿En qué posición me deja? ¿Cómo adapto mi propia estrategia?

Analizar datos

El análisis de la competencia en un plan de marketing se lleva a cabo mediante las apreciaciones subjetivas y las apreciaciones objetivas. En el primer caso, se trata de una cuestión de sensaciones, de reconocer cómo aparenta ser una marca en el mercado y cómo la perciben los consumidores del sector.

En el segundo caos, se trata de una cuestión de números. En concreto, es imprescindible recopilar números de rendimiento de las empresas de la competencia para poder analizarlos y compararlos con los propios. Es una medida incuestionable de la posición y de la relevancia. Ambos aspectos son clave.

Interpretar resultados

Interpretar los resultados es la parte más difícil del análisis de la competencia en marketing digital. Puedes tener todas las apreciaciones subjetivas y todas las cifras delante de tus ojos, pero no ser capaz de ver cómo se materializa eso en la realidad y cómo se contrarresta. Es una cuestión de mirada marketiniana.

Por eso te recomendamos ponerte en manos de profesionales. En primer lugar, por las herramientas de las que disponemos para extraer datos. En segundo lugar, por los conocimientos con los que contamos para una construcción de conclusiones y el desarrollo de una estrategia de respuesta. Es hora de luchar.